Título

Nuestra Señora del Carmen

Padre Angelo Ferraro

domingo, 7 de septiembre de 2014

“Sabéis que también las palabras matan y cuando yo hablo mal, cuando hago una crítica injusta, cuando maltrato de palabra a un hermano esto es matar la reputación del otro”, dijo el pontífice. “También las palabras matan, tomemos esto en serio”, dijo Bergoglio, quien añadió: “está mal insultar, un cristiano no insulta, insultar no es cristiano, ¿habéis oído?, no es cristiano”, terminó el papa. Francisco hizo este comentario después de aludir al texto elegido para el rezo dominical de hoy, tomado del Evangelio de San Mateo, que tiene relación con la manera de afrontar la corrección de malos actos o expresiones dentro de la propia comunidad cristiana. EFE

El papa Francisco recordó hoy a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro que “insultar no es cristiano” y aseguró que “también las palabras matan” durante el tradicional rezo dominical del Ángelus.
“Sabéis que también las palabras matan y cuando yo hablo mal, cuando hago una crítica injusta, cuando maltrato de palabra a un hermano esto es matar la reputación del otro”, dijo el pontífice.
“También las palabras matan, tomemos esto en serio”, dijo Bergoglio, quien añadió: “está mal insultar, un cristiano no insulta, insultar no es cristiano, ¿habéis oído?, no es cristiano”, terminó el papa.
Francisco hizo este comentario después de aludir al texto elegido para el rezo dominical de hoy, tomado del Evangelio de San Mateo, que tiene relación con la manera de afrontar la corrección de malos actos o expresiones dentro de la propia comunidad cristiana. EFE


martes, 2 de septiembre de 2014

El origen del Burka

                 El burka, traje islámico que cubre el rostro y el cuerpo de la mujer, tiene  su origen en el culto a la divinidad Astarté, diosa del amor, de la fertilidad y  de la sexualidad, en la antigua Mesopotamia.

                 En homenaje a la diosa del amor físico, todas las mujeres,  sin exc
El origen del Burka
epción, tenían que prostituirse una vez al año, en los bosques  sagrados alrededor del templo de la diosa.
                 Para cumplir con el precepto divino sin ser reconocidas, las  mujeres de la alta sociedad acostumbraban a usar un largo velo en protección de su identidad.
                 Con base en ese origen histórico, Mustapha Kemal Atatürk,  fundador de la moderna Turquía (1923 – 1938), en el proceso de las profundas y revolucionarias reformas políticas, económicas y culturales, que introdujo en el país, deseando
                acabar de una vez por todas con el burka,  se sirvió de una brillante astucia para callar la boca de los  fundamentalistas de la época.
                 Puso definitivamente el fin del burka en Turquía con  una simple ley que determina lo siguiente:
 
                 «Con efecto inmediato, todas las mujeres turcas tienen el derecho de vestirse como quieran, sin embargo todas las prostitutas deben usar el burka».

                Al día siguiente, nadie más vio el burka en Turquía.
                 ¡ESTA LEY TODAVÍA ESTÁ VIGENTE!

REFLEXIÓ.

Cuando las cosas no van como esperamos es fácil rendirse, tirar la toalla, detenerse y hasta pensar que algo malo hemos hecho y por esa razón las consecuencias que estamos obteniendo. Pero la realidad es que a veces no es que hayas hecho algo malo, ni que estés “pagando” algo que alguien más hizo, es simplemente que te toco vivir esa experiencia a ti y Dios muy bien sabe que eres lo suficientemente fuerte como para resistir y salir victorioso.
Humanamente es fácil pensar en rendirse ante los problemas que se nos presentan, pero ¿Qué pasaría si siempre nos rendimos ante los problemas?, lo que pasaría es que no conoceríamos a Dios como Él quiere que lo conozcamos, cómo ese Dios Todopoderoso.
Pueda que las cosas no estén saliendo como quisieras que salieran, pueda que los problemas lejos de menguar estén aumentando, quizá tu animo ha sido herido, pero aun y con todo eso Dios quiere que en medio de los problemas y situaciones difíciles lo reconozcas, que te vuelvas a Él. No te detengas, que no te rindas, porque estás apunto de conocer al Dios que TODO lo puede y si te rindes perderás una gran oportunidad para que tu fe crezca.
Hoy quiero invitarte a tener fe aun cuando las cosas no vayan como esperas, quiero motivarte a no dejar de confiar en Dios aun cuando los problemas lejos de menguar aumenten, hoy quiero que sepas que ese problema que estás pasando lo único que hará en ti es aumentar y fortalecer tu fe, acercarte más a Dios, porque a través de ese problema vas a ver la mano poderosa de Dios actuar sobre tu vida. Es momento de levantar tu mirada hacia arriba y buscar el rostro de Dios reconociendo que necesitas de Él.
No tengas miedo, ni siquiera pienses en rendirte porque Dios está a punto de hacer una maravilla en tu vida, lo único que se necesita para ver maravillas en nuestra vida es seguir confiando, es seguir creyendo que Dios no ha dicho la última palabra y que algo grande viene para tu vida de parte de Dios y será un recompensa hermosa a la fe que mostraste frente a la adversidad.
No permitas que la adversidad te robe el gozo y la paz que puedes recibir del Señor, porque si decides confiar en Él, Dios siempre ha dicho que estará contigo, aun cuando las cosas no vayan como esperas, Dios es fiel a su palabra y nunca te dejará, y tienes que estar seguro que al final todo estará bien, porque Dios es un Dios que calma cualquier tempestad, lo único que necesitamos hacer es confiar totalmente en Él, y reconocerlo como el Señor de nuestras vidas.
¡Adelante, no te desanimes!
“No tengas miedo de nadie,
pues yo estaré contigo para protegerte.
Yo, el Señor, doy mi palabra.” Jeremías 1:8
“Yo soy quien te manda que tengas valor y firmeza. No tengas miedo ni te desanimes porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas.” Josué 1:9.

Autor: Enrique Monterroza

lunes, 1 de septiembre de 2014

Tres Incuestionables Verdades:

1- "Antiguamente, las mujeres cocinaban igual que su mamá.

Hoy...¡beben igual que su 
papá!"

*******
 

2- “Antiguamente, las nalgas estaban dentro de los calzones.
Hoy en día, los calzones están dentro de las nalgas…”


*******
 
Y para terminar, la mas verdadera de las tres:

3- "Antiguamente, los carteles en las calles y en los
postes con rostros de delincuentes, ofrecían recompensas.
Hoy en día piden votos".
 


lunes, 7 de julio de 2014

El Papa a los jóvenes .

Siguiendo su intensa visita pastoral a la región italiana de Molise, el Obispo de Roma llegó el sábado por la tarde a Castelpetroso donde encontró a miles de jóvenes de las Diócesis de Los Abruzos y Molise, en la explanada del Santuario de esa localidad.
Jóvenes “abiertos a la esperanza y deseosos de plenitud, de dar significado a su futuro, a su vida entera, de entrever el camino adecuado para cada uno y elegir el camino que les de serenidad y realización humana”, observó el Papa, advirtiendo contra uno de los riesgos de la sociedad contemporánea y sus modelos culturales predominantes – la “cultura de lo provisorio” , que no ofrecen un clima propicio para la formación de elecciones de vida estables con relaciones sólidas, construidas sobre la roca del amor y de la responsabilidad en lugar de la arena de la emoción.

Queridos jóvenes, ¡buenas tardes!

Le doy las gracias por su presencia numerosa y alegre. Agradezco a Mons. Pietro Santoro por su servicio a la pastoral juvenil; y gracias a ti, Sara - ¿dónde has ido? - que te has hecho portavoz de las esperanzas y preocupaciones de los jóvenes de Los Abruzos y Molise. El Molise es una región de Italia, ¿eh?

El entusiasmo y el clima de fiesta que ustedes saben crear son contagiosos. El entusiasmo es contagioso: pero ustedes saben ¿de dónde viene esta palabra, entusiasmo? Viene del griego y quiere decir tener algo de Dios dentro o ser dentro de Dios. El entusiasmo, cuando es sano, indica esto: que uno tiene dentro de sí algo de Dios y lo expresa alegremente. Están abiertos – con este entusiasmo - a la esperanza y deseosos de plenitud, deseosos de dar significado a su futuro, a su vida entera, de entrever el camino adecuado para cada uno de ustedes y elegir el camino que les traiga serenidad y realización humana. Pero, el camino adecuado, elegir el camino … ¿Qué cosa significa esto? No estar firme – un joven no puede estar firme – y caminar. Esto indica ir hacia algo, porque uno puede moverse sin ser un caminante: ser errante, que da vueltas, que da vueltas por la vida, y la vida no está hecha para dar vueltas. Está hecha para caminar, y esto es vuestro ¡desafío!

Por un lado, están en busca de lo que realmente cuenta, de lo que permanece estable en el tiempo y es definitivo, están en búsqueda de respuestas que iluminen sus mentes y calienten su corazón no sólo por el espacio de una mañana o un corto tramo de camino, sino para siempre. La luz al corazón para siempre, la luz a la mente para siempre, el corazón caliente para siempre, definitivo.

Por otro lado, sienten un fuerte miedo al fracaso: es verdad, quien camina puede fracasar. El miedo a involucrarse demasiado en las cosas, lo han sentido tantas veces la tentación de dejar siempre abierta una pequeña vía de escape, que por si acaso pueda siempre abrir nuevos escenarios y posibilidades. Yo voy en esta dirección, elijo esta dirección, pero dejo abierto esta puerta: si no me gusta, regreso y me voy. Esta precariedad no hace bien: no hace bien, porque te oscurece la mente y te enfría el corazón.

La sociedad contemporánea y sus modelos culturales predominantes – por ejemplo, la “cultura de lo provisorio” - no ofrecen un clima propicio para la formación de elecciones de vida estables con relaciones sólidas, construidas sobre una roca de amor y de responsabilidad en lugar de la arena de la emoción del momento. La aspiración a la autonomía individual es empujada al punto de poner siempre todo en discusión y de romper con relativa facilidad elecciones importantes y ampliamente ponderadas, recorridos de vida emprendidos libremente con compromiso y dedicación. Esto alimenta superficialidad en la asunción de responsabilidades, porque en lo profundo del alma ellas arriesgan con ser consideradas como algo de lo que uno se puede liberar.

Hoy escojo esto, mañana escojo aquello, así como va el viento, así voy yo; o cuando termina mi entusiasmo, mis ganas, inicio otro camino … y así se hace esto de dar vueltas por la vida, propio como un laberinto, ¿eh? Y el camino no es un laberinto. Cuando ustedes se encuentren dando vueltas en un laberinto, que tomo de aquí, tomo de allá, tomo de más allá, deténganse. Busquen el hilo para encontrar el laberinto. Busquen el hilo: no se puede desperdiciar la vida dando vueltas.
Aun así, queridos jóvenes, el corazón del ser humanoaspira a grandes cosas, a valores importantes, a amistades profundas, a lazos que en las pruebas de la vida se fortalecen en lugar de romperse. El ser humano aspira a amar y ser amado: esta es la aspiración más profunda, nuestra: Amar y ser amado. Esta es la aspiración más profunda. Es esto, en modo definitivo. La cultura de lo provisorio no aumenta nuestra libertad, sino que nos priva de nuestro verdadero destino, de las metas más verdaderas y auténticas. Es una vida en pedazos. Es triste llegar a una cierta edad, mirar el camino que hemos recorrido y descubrir que ha sido hecho en diferentes pedazos, sin unidad, sin algo definitivo: todo provisorio …

¡No se dejen robar el deseo de construir en su vida cosas sólidas y grandes! Es esto, aquello que te lleva adelante. ¡No se den por contentos con metas pequeñas! Aspiren a la felicidad, tengan la valentía, el coraje de salir de sí mismos, de jugarse en plenitud su futuro junto con Jesús.

Solos no podremos. Frente a la presión de los eventos y de las modas, solos jamás lograremos encontrar el camino justo, y si lo encontramos, no tendremos la fuerza suficiente para perseverar, para afrontar las subidas y los obstáculos imprevistos. Y aquí entra a tallar la invitación del Señor Jesús: “Si quieres… sígueme”. Nos invita para acompañarnos en el camino, no para explotarnos, no para hacernos esclavos: para hacernos libres. En esta libertad nos invita para acompañarnos en el camino. Es así.Solamente juntos con Jesús, rezándole y siguiéndolo encontramos claridad de visión y fuerza para ir adelante.

Él nos ama definitivamente, nos ha elegido definitivamente, se ha donado definitivamente a cada uno de nosotros. Es nuestro defensor y hermano mayor y será nuestro único juez. ¡Qué bello es poder enfrentar las vicisitudes que se suceden en la existencia en compañía de Jesús, tener con nosotros su Persona y su mensaje! Él no quita autonomía o libertad; al contrario, robusteciendo nuestra fragilidad, nos permite ser verdaderamente libres, libres para hacer el bien, fuertes para continuar haciéndolo, capaces de perdonar y capaces de pedir perdón. Pero, este es Jesús que nos acompaña. ¡Y así es el Señor! Una palabra que a mi me gusta repetir, porque nos olvidamos tanto: Dios no se cansa de perdonar. Pero esto es verdad, ¿eh? ¡Esto es verdad! Es tan grande su amor, que está siempre cerca de nosotros. Somos nosotros que nos cansamos de pedir perdón, pero Èl perdona siempre, todas las veces que le pedimos.

Él perdona definitivamente, cancela y olvida nuestro pecado si nos dirigimos a Él con humildad y confianza. Él nos ayuda a no desalentarnos en las dificultades, a no considerarlas insuperables; y entonces, confiándose en Él, echarán nuevamente las redes para una pesca sorprendente y abundante, tendrán coraje y esperanza también en el enfrentar las dificultades que derivan de los efectos de la crisis económica. El coraje y la esperanza son dotes de todos pero en particular caracterizan a los jóvenes: coraje y esperanza. El futuro ciertamente está en las manos de Dios. Él es providente, nos asegura que son las manos de un Padre providente. Esto no significa negar las dificultades y los problemas, sino verlos, éstos si, como provisorios y superables. Las dificultades, las crisis,con la ayuda de Dios y la buena voluntad de todos pueden ser superadas, vencidas, transformadas. No quiero terminar sin decir una palabra sobre un problema que les afecta, un problema que ustedes viven en la actualidad: ladesocupación. Es triste encontrar jóvenes “no – no”; ¿qué cosa significa este “no – no”? No estudiamos, porque no podemos, no tenemos la posibilidad, no trabajamos. Y este es el desafío que comunitariamente todos nosotros debemos vencer !

Debemos salir adelante para vencer este desafío! No podemos quedarnos resignados a perder toda una generación de jóvenes que no tienen la fuerte dignidad del trabajo. El trabajo nos da dignidad, y todos nosotros debemos hacer de todo para que no se pierda una generación de jóvenes. Hay que poner adelante nuestra creatividad, para que los jóvenes sientan la alegría de la dignidad que viene del trabajo. Una generación sin trabajo es una derrota futura para la patria y para la humanidad. Debemos luchar contra esto. Y ayudarnos los unos a los otros, a encontrar un camino de solución, de ayuda, de solidaridad. Los jóvenes son valientes, lo he dicho, los jóvenes tienen esperanza y – tercero – los jóvenes tienen la capacidad de ser solidarios. Y esta palabra solidaridad es una palabra que no le gusta escuchar al mundo de hoy. Algunos piensan que es una grosería: no, no es una grosería. Es una palabra cristiana: ir adelante con el hermano para ayudar a superar los problemas. Valientes, con esperanza y con solidaridad.

Estamos reunidos ante al Santuario de la Virgen Dolorosa, levantado en el lugar donde dos jóvenes de esta tierra, Fabiana y Serafina, en 1888 tuvieron una visión de la Madre de Dios mientras trabajaban en el campo. María es madre, nos socorre siempre: cuando trabajamos y cuando estamos en busca de trabajo, cuando tenemos las ideas claras y cuando estamos confundidos, cuando la oración brota espontánea y cuando el corazón es árido: ella está siempre ahí para ayudarnos. María es la Madre de Dios, madre nuestra y madre de la Iglesia. Tantos hombres y mujeres, jóvenes y ancianos se han dirigido a Ella para decirle gracias y suplicar una gracia. María nos lleva a Jesús, Jesús nos da la paz. Recurramos a Ella confiados en su ayuda, con coraje y esperanza. El Señor bendiga a cada uno de ustedes, en vuestro camino, en vuestro camino de valentía, de esperanza y solidaridad. Gracias.
Ahora recemos a la Virgen, todos juntos. Dios te salve María …

Por favor, les pido de rezar por mí: por favor, ¡háganlo! Y no se olviden: ¡caminar en la vida, jamás dar vueltas en la vida!

Excelente reflexión.

En la fila del supermercado, el cajero le dice a una señora mayor, en tono de autoridad en la materia:
-Debe usted traer su propia bolsa de compras, señora, ya que las bolsas plásticas son nocivas para el medio ambiente-, y la conmina a sumarse a la "Onda verde".
La señora pide disculpas y explica:
-Es que no había esta onda verde en mis tiempos-.
El empleado y los demás miembros de la fila, la miran con cara de "¡Ya lo sabíamos!". El cajero le dice en tono de autoridad:
-Gracias a ustedes tenemos ese problema hoy, señora. Su generación no tuvo suficiente cuidado para preservar nuestro medio ambiente y hoy tenemos que reparar nosotros lo que ustedes omitieron-.
La mujer voltea a mirarlos y responde:
-Bueno, tiene razón... nunca se promovió esa onda verde en mis tiempos, porque hacíamos las cosas de manera distinta. Por ejemplo, las botellas de leche, las de refresco y las de cerveza se devolvían a la tienda. La tienda las enviaba de nuevo a la planta. Allí las lavaban y esterilizaban antes de llenarlas de nuevo, de manera que se usaban las mismas botellas una y otra vez. Creo que hoy le llaman a eso "reciclar".
-Pero no, no teníamos onda verde en mis tiempos. Subíamos las gradas, porque no había escaleras mecánicas en cada comercio y oficina. Caminábamos al almacén en lugar de subir a nuestro auto de 300 caballos de fuerza cada vez que necesitábamos recorrer dos cuadras.
-Pero tiene razón, no teníamos la onda verde en esos tiempos. Por entonces lavábamos los pañales de los bebés porque no había desechables. Secábamos la ropa en tendederos, no en esas máquinas consumidoras de energía que se sacuden a 220 voltios. La energía solar y eólica secaban verdaderamente nuestra ropa. Los chicos usaban la ropa de sus hermanos mayores, no siempre modelitos nuevos. Preparábamos los alimentos de principio a fin y no metiendo empaques desechables con sopas instantáneas en hornos que consumen electricidad como demonios.
-Pero es cierto, no teníamos onda verde entonces. Teníamos sólo una televisión o radio en la casa, no un televisor en cada cuarto, y la TV tenía una pantallita del tamaño de un pañuelo, no una pantallota del tamaño de un estadio, y no se transmitían programas día y noche, además que no había más de 3 ó 4 canales. En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hicieran todo por nosotros. Cuando empacábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos viejos para protegerlo, no esa cosa que llaman unicel o bolitas plásticas infladas que tanto contaminan el ambiente.
-Y no, no teníamos onda verde. En mis tiempos no encendíamos un motor y quemábamos gasolina sólo para cortar el pasto. Usábamos una podadora que funcionaba a músculo. Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio para correr sobre pistas mecánicas que funcionan con electricidad. Tomábamos agua de una fuente cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos desechables o botellas plásticas cada vez. Recargábamos con tinta las plumas en lugar de comprar una nueva, y cambiábamos las navajas de afeitar en vez de echar a la basura toda la afeitadora sólo porque la hoja había perdido su filo.
-Tiene usted razón, no teníamos una onda verde por entonces. En aquellos tiempos, nosotros caminábamos a la escuela, algunos otros tomaban el tranvía o el camión, y algunos otros iban en sus bicicletas. En ese entonces no se formaban filas interminables de carros estacionados en doble y hasta triple fila frente a las escuelas, ni se hacían esos embotellamientos que hoy ayudan tanto a contaminar el ambiente. Nosotros no usábamos a la mamá como un servicio de taxi de 24 horas. Teníamos un enchufe en cada habitación, no un banco de enchufes para alimentar una docena de artefactos que hoy mantienen a los niños pegados a las pantallas, y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales de satélites ubicados a kilómetros de distancia en el espacio, para encontrar la pizzería más próxima.
El cajero y los demás de la fila se quedaron callados, mientras miraban a la mujer alejarse. Eran la generación de lo desechable, de lo automático, de lo cibernético, la generación que había inundado el planeta de plástico, pañales, baterías, vasos, platos, empaques, autos, celulares y piezas electrónicas desechables...
Tuvieron que lamentarse de ser la generación que está lamentándose por cuán insensatos habían sido los viejos por no haber tenido esta onda verde en sus tiempos.
Envíele esto a una persona mayor a la que piense que necesita una lección de parte de un pendejo sobre conservación del medio ambiente.
Atentamente: La Onda Verde
"No puedes volver atrás y hacer un nuevo comienzo. Pero puedes empezar de nuevo y hacer un nuevo final"